PHOTextos based on a true story

23 de junio de 2011

Dentro


Te pregunto por la asfixia y me hablas de puertas y ventanas tapiadas. No quería conocer otras formas de egoísmo... ya he visto lo fácil que es aniquilar un lugar y un tiempo. Dices que puedes transformar una casa en una jaula de vacío con un saco de cemento y unos cuantos ladrillos, pero no te das cuenta de que, dentro, en el cajón de una cómoda, alguien siempre deja un inventario de la memoria: 47 sueños sin cumplir, 3 cumplidos, 11 nacimientos, 2 abortos, 58 peleas, 212 insultos, 4032 lágrimas, 0 disculpas, 1134 risas, 309 abrazos, 1 te quiero, 1 despedida...

Y tampoco eres capaz de ver que, fuera, un enjambre de deseos no encuentra la entrada: hace frío, quiero vivir contigo, esta mesa quedaría perfecta en la cocina, mañana tengo una entrevista, abrázame, no te mueras...


Tomo unas fotografías que huelen a autorretrato, y me quedo con ganas de derribar las paredes a martillazos... Los recuerdos encerrados podrían darse y el futuro tendría un sitio sobre el que posarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada